Decía el escritor alemán Herman Hesse que “para que pueda surgir lo posible es preciso intentar una y otra vez lo imposible”. La mayoría de la gente, por infinidad de razones, se olvida de esa oportunidad y los sueños inalcanzables se pierden en lo cotidiano, porque… ¿para qué?

Pero las grandes historias se escriben a base de pequeños relatos de batallas, “imposibles” de ganar, pero esenciales para alcanzar un futuro más justo, más libre, mejor para todos y todas. Por eso Ganemos decidió llevar la voz de la ciudadanía a las instituciones. Muchos pensaron que era imposible, también. Y sin embargo aquí estamos desde hace dos años, devolviendo a la gente lo que legítimamente le pertenece: su capacidad para decidir cómo es la ciudad en la que viven.

El próximo día 28 de Mayo se hará realidad otro “imposible”: la desaparición de la Plaza Mayor del vergonzoso tributo a Francisco Franco. El medallón que rinde pleitesía a su figura será cosa del pasado y será retirado de la arcada donde está ubicado actualmente. A las 12.00 se leerá un manifiesto y celebraremos esta pequeña “victoria”; un acto de justicia y dignidad para todos aquellos que, habiendo sufrido la represión de la dictadura, en sus propias carnes o en las de sus familiares, tenían que soportar esta glorificación.

Se trata de una pequeña victoria, es cierto. Quizás no de las que protagonizan páginas en los libros de Historia, pero sí de aquellas sin las cuales los libros de Historia carecerían de sentido. Los familiares de las víctimas no tendrán ya que pasear por la Plaza y, ni siquiera simbólicamente, agachar la cabeza al pasar bajo la figura de un dictador. Se trata de no perder la memoria, ni tampoco la dignidad.

Desde aquí os animamos a que participéis de esta celebración, que forméis parte de este momento capital de la historia de nuestra ciudad y que compartáis con nosotros el convencimiento de que, muy poco a poco, pero las cosas están cambiando. Y es un cambio que no va a poder parar nadie. Porque creemos en los imposibles.