El mercado de trabajo es agresivo y, las razones para los despidos, son cada vez más peregrinas bajo el “paraguas” de los ‘motivos económicos’. Defendemos un trabajo digno, que empieza por establecer unas relaciones laborales  equilibradas a partir del Derecho. Empleo de calidad y protección al eslabón más débil de la cadena.