Un espacio público hurtado a la ciudadanía

Con la llegada del verano y el buen tiempo llega igualmente el momento elegido por todas y todos para disfrutar de los parques, plazas y distintos espacios públicos propicios para el juego, el paseo, el descanso o el disfrute de la naturaleza. La Aldehuela ha sido siempre uno de los espacios preferidos por la ciudadanía para desarrollar estas actividades, desde hace décadas. Es más que un complejo deportivo: debe ser, y así lo ha sido siempre, el pulmón de la ciudad, un lugar de recreo, deporte, esparcimiento y convivencia.

Sin embargo, La Aldehuela está vacía y se ha convertido en un espacio público que se le ha hurtado a la ciudadanía tras su remodelación y el paso de su gestión a manos privadas. Tras los incidentes del pasado Lunes de Aguas y la celebración del campeonato de rugby, aún esperamos el informe técnico que solicitamos en Comisión, para clarificar algunas condiciones de uso, como la introducción de alimentos y bebidas por parte de los particulares en el recinto.

 

“Regalar” lo público al sector privado

Lo ocurrido en La Aldehuela es un clarísimo ejemplo de la política del Partido Popular de traspaso a las empresas privadas, en este caso Welness Aldehuela, de la riqueza pública. Es una muestra más del caos, el amiguismo y el despilfarro con el que nos vemos forzados a convivir bajo el gobierno del Partido Popular. Las obras de este complejo han costado más de 22 millones de euros. No lo ha financiado el sector privado, la empresa constructora San José. Lo financió el Ayuntamiento, las subvenciones del Consejo Superior de Deportes (CSD) y la Junta de Castilla y León.

En su momento propusimos eliminar el coste financiero de los pagos de 2016 y 2017, sobre los que había que pagar un interés del 7%. Pedimos al equipo de gobierno realizar un préstamo cuyo tipo de interés fuera inferior al 1%, para no pagar ese 7% a la empresa. El concejal delegado no lo llevó a cabo y es necesario abonar ese coste que, obviamente le viene de perlas a esta entidad privada. Hablamos de ahorrar al Ayuntamiento cerca de 300.000 euros. Otro despilfarro, uno más. Y hay que recordar que el PP le ha perdonado a Welness la inversión comprometida como mejora por importe de 599.000 euros, como refleja en un informe el Interventor.

Lo que nos cuesta a todos una Aldehuela en manos privadas

Para cerrar el círculo de la carga económica para la ciudad que supone este complejo deportivo, hay que añadir la subvención anual a la empresa por importe de 1.206.796 euros. A esto hay que sumarle las inversiones de reposición que hay que ir haciendo en el complejo deportivo, a razón de 248.000 euros cada año. Se trata de un despilfarro inaceptable.

Y no terminan ahí los despropósitos. El Partido Popular pretende construir un aparcamiento más dentro del espacio deportivo, cuando ya hay dos disponibles: el que se utiliza para el rastro los domingos y el que se ha habilitado tras talar la chopera a la entrada de la cubierta de atletismo. No olvidemos que a poca distancia se encuentra el aparcamiento de la Avenida de La Aldehuela. Pero el Partido Popular pretende meter los coches hasta la cocina. El paseo que se ha habilitado, que circula paralelo al río, y que posee un carril de entrada de coches, debe ser únicamente para vehículos de carga y descarga o para acercar a personas con movilidad reducida. Si atendemos al aparcamiento proyectado por el equipo de gobierno, este camino servirá para atraer coches y se convertirá en un carril con un tráfico excesivo.

Un espacio para las personas, no para los vehículos

Es tipo de espacios deben ser usados por peatones, bicicletas, patines, etc. El Ayuntamiento debe retirar las vallas de alambre, que no vallan nada, e impedir que los coches accedan a la orilla del río, teniendo en cuenta el aparcamiento que está a menos de 50 metros de los chiringuitos , y que sólo usurpan espacio a los viandantes.

Para dignificar este espacio deben seguirse el ejemplo de muchas otras ciudades, que establecen normas estéticas para los locales de hostelería, con una reglamentación sobre materiales utilizados, y prohibición de obras permanentes.

Queremos recuperar el espacio del Parque de La Aldehuela para las salmantinas y salmantinos, devolviendo a este entorno natural el uso que se le ha dado tradicionalmente, como punto de encuentro y ocio sostenible, donde disfrutar de la Naturaleza y la familia sin convertirlo en un rincón colonizado por los vehículos y monopolizado por instalaciones de hostelería que le despojan del espíritu y la finalidad para el que este tipo de espacios fueron habilitados.