Propuestas de re-invención de Ganemos Salamanca (III). Actividad institucional

La actividad de control y fiscalización ha sido claramente el éxito más rotundo de la agrupación, por lo que en este ámbito solo cabe seguir desarrollando la actividad realizada, con un camino por recorrer en el ámbito judicial todavía amplio, al haberse iniciado algunos pleitos muy importantes, como la denuncia penal hacia el alcalde (Caso Aceinsa) o la impugnación estratégica de las subvenciones nominativas (Diputación). No obstante en cuanto a la estrategia de incidencia propositiva y de visibilización como alternativa política es claramente mejorable, para lo que sería necesario establecer una estrategia clara y con el objetivo electoral en mayo de 2019.

En primer lugar, debería de dar mayor relevancia y prioridad a las propuestas competencia del pleno y los grupos municipales y no de propuestas a ejecutar por el gobierno, facilitando el posicionamiento de los mismos en políticas tangibles y reales competencia de los mismos, evitando propuestas que el gobierno pueda apropiarse y utilizarlas según su interés, obligándole a pronunciarse a todos los grupos sobre las mismas, forzando el seguimiento de las propuestas en el tiempo, dando así mayor visibilidad. Actualmente se realizarían demasiadas propuestas que se quedan en meros titulares de un día, sin que éstas tengan mayor recorrido, al tratarse de competencia del gobierno municipal.

Por el contrario, existen propuestas que son claramente de iniciativa del resto de grupos y que pueden tener largo recorrido, al menos de 2-4 meses, por llevar aparejada la reforma de la normativa municipal y que pueden visibilizar y diferenciar mejor el proyecto político que las comunicaciones puntuales.

En este sentido, debería tejerse una estrategia de consecución de reformas de la normativa municipal, como conjunto de reglamentos y ordenanzas que rigen las políticas y el funcionamiento y organización del Ayuntamiento, así como la regulación de las actividades desarrolladas por los vecinos/as en la ciudad, debe considerarse como una iniciativa claramente propositiva y transformadora, resultando el ámbito de decisión principal del pleno municipal por excelencia, por tanto dependiendo sólo de los grupos que obtengan la mayoría en el pleno, y no del presupuesto municipal, en manos del gobierno municipal de PP-C’s.

Estas propuestas serían la remunicipalización de los servicios, funcionamiento y organización de la democracia municipal, la participación ciudadana, así como del resto de la actividad municipal y respaldada por procedimientos de reforma de la normativa (ordenanzas fiscales, de contratación, medio ambiente, ruido, convivencia ciudadana, establecimientos, actividades en vía pública, etc.)

Mociones al pleno

Por otro lado, sería necesario establecer un número determinado de asuntos prioritarios a comunicar que generen la imagen de la ciudad que queremos. Lógicamente, estas propuestas o principios clave deberían ser los ejes del programa electoral y los compromisos básicos, relacionados con la la denuncia de la crisis de la democracia, la corrupción, el desempleo, la desigualdad y el deterioro ecológico y las soluciones frente a estos problemas: transparencia, participación, igualdad, rehabilitación de edificios y regeneración de barrios, conocimiento y Universidad, vivienda, derechos sociales y transición ecológica con nuevos empleos verdes.

Estos asuntos deberían llevar aparejadas un número limitado de mociones plenarias que, de aprobarse y ejecutarse, transformarían la ciudad en el sentido que Ganemos Salamanca 2.0, resultando en mociones programáticas o de visibilización, en principio no sometidas a negociación con ningún grupo y con el único objetivo de visibilizar quién es Ganemos y qué es lo que quiere, diferente de los demás.

Además, deben incluirse otro tipo de mociones de incidencia política, cuyo resultado sea progresar en la consecución fáctica de determinadas propuestas, y visibilizarse como opción constructiva que busca el acuerdo y el consenso para lograr beneficios tangibles para la ciudadanía. En este caso, como es lógico, la lógica es buscar la aprobación de estas mociones, negociando y cediendo ante el resto de grupos, incluido el PP, para lograr la consecución de las mismas.

Además, debería mantenerse una cuota específica en todos los plenos, de mociones de iniciativa ciudadana, destacando en su encabezado tal consideración, como el colectivo del cual provendría, visibilizando así el origen de la propuesta incluso mediante rueda de prensa conjunta, así como nuestra apuesta por la apertura y la participación ciudadana. En este ámbito de las mociones “externas”, cabría incluir también mociones de iniciativa de los partidos políticos coaligados con la agrupación, siempre en el ámbito de las competencias establecidas sobre asuntos extramunicipales, ideológicos o de posicionamiento de los grupos políticos.

En resumen, se trataría de mejorar la estrategia propositiva, del siguiente modo:

  1. Priorizar la realización de propuestas competencia del pleno y no del gobierno municipal, relativas a los compromisos básicos y el programa electoral.

  2. Establecer pautas en la presentación de mociones en los plenos:

    • Mociones de modelo de ciudad. Conjunto de mociones resumen del programa electoral y los compromisos básicos.

    • Mociones de incidencia política. Mociones de consenso con otros grupos con el fin de lograr objetivos materiales y tangibles.

    • Mociones a iniciativa de otras entidades: partidos políticos afines y entidades asociativas.

 

De |2018-08-10T20:18:51+00:0019 agosto 2018|Asociación, Opinión|

Acerca del autor:

Gabriel de la Mora
Concejal del Ayuntamiento de Salamanca y Portavoz en la Diputación Provincial

Deje su comentario