Proposición GS sobre reconversión ecológica de Castro-Enríquez.

JUSTIFICACIÓN

La agricultura basada en la “rotación al tercio” es una de las prácticas agrarias más antiguas para conciliar el aumento de la producción agrícola con los problemas intrínsecos de la intensificación agrícola en el aprovechamiento de los recursos naturales. Dentro de este sistema de explotación, el conocido como “de dehesa” representa un claro ejemplo en el que se integran los usos agrícola, ganadero y forestal, entre los cuales se producen sinergias que aumentan la eficiencia en el uso de los recursos que el medio natural ofrece con un mínimo impacto e incluso con una mejora en la estética del paisaje y en la diversidad ecológica del ecosistema.

La autonomía económica y energética de la dehesa extremeña tradicional ha sido estudiada en profundidad, demostrando que se trata de un sistema de aprovechamiento en el cual las tasas de extracción de recursos del sistema se igualan con las tasas de reposición, gracias al empleo de largos ciclos productivos y la gran eficiencia en el aprovechamiento de los recursos.

Sin embargo, la dehesa tradicional está en grave peligro desde hace años, por razones principalmente políticas, económicas y de comercialización, al no ver recompensados los precios de los productos los grandes beneficios ecológicos y sociales del sistema de producción. Este es precisamente uno de los fundamentos de la agricultura ecológica, o más bien, de la reconversión ecológica de las explotaciones.

La gestión actual de la mayor parte de las dehesas salmantinas requiere de escasas modificaciones, para lograr su calificación como explotaciones ecológicas, lo que les permitiría rentabilizar mejor sus producciones. No obstante, las dificultades son elevadas, como la falta de asesoramiento, experimentación y conocimiento sobre la evolución de las técnicas agroecológicas, el complejo proceso administrativo de reconversión y en especial las restricciones a la compra y venta de productos, durante el proceso de reconversión.

La Diputación de Salamanca se encuentra trabajando en la mejora de la experimentación agraria en la provincia, para lo que cuenta con una finca, Castro-Enríquez, que reúne condiciones inmejorables para convertirse en una finca modelo de gestión agroecológica de la dehesa salmantina, que podría servir de ejemplo al resto de explotaciones de la provincia, experimentando las distintas técnicas de producción, facilitando la adopción de las innovaciones y estudiando las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas, incluidos sus costes y su adaptabilidad a las condiciones reales de una explotación.

La Diputación de Valladolid hace años que lleva gestionando de forma agroecológica una finca de su propiedad, en Tierra de Campos, realizando experiencias de producción ecológica aplicables a las explotaciones agrícolas de su zona de influencia, con resultados muy interesantes. En este sentido, desde hace años existen investigaciones y experiencias en el secano cerealista de Castilla La Mancha, desarrolladas por el CSIC, que demuestran la mayor rentabilidad del cereal ecológico frente al convencional, por razón de las restricciones climáticas de nuestro país que, con el cambio climático, se verán reforzadas en los próximos años, por lo que la agricultura ecológica empezará a dejar de ser una opción, para convertirse en una mera adaptación a las circunstancias económicas y ecológicas de territorios marginales, como todo el oeste español.

En consecuencia, por este Grupo se propone al Pleno la adopción del siguiente ACUERDO:

Primero.- Iniciar el proceso de reconversión ecológica de la Dehesa de Castro-Enríquez, para que se constituya en una finca modelo de gestión agroecológica de la dehesa salmantina.