Imagen de “el Norte de Castilla”

MOCIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL GANEMOS SALAMANCA PARA DEVOLVER A LA PESQUERA DE TEJARES EL CARÁCTER DE ELEMENTO ETNOLÓGICO CON PROTECCIÓN INTEGRAL DENTRO DEL PGOU DE SALAMANCA

MOCIÓN APROBADA CON LOS VOTOS A FAVOR DE GANEMOS SALAMANCA, PSOE Y CIUDADANOS; EL GRUPO POPULAR VOTÓ EN CONTRA
VÍDEO DEL DEBATE EN EL PLENO MUNICIPAL DEL AYUNTAMIENTO DE SALAMANCA – SESIÓN ORDINARIA Nº 17/2015 –
28/12/2015

Texto de la moción:

“El barrio de Tejares viene sufriendo en los últimos meses las consecuencias de la rotura accidental de su pesquera. Los efectos son los mismos que hubo tras la demolición parcial que llevó a cabo este Ayuntamiento febrero de 2011: el cauce del Tormes se ha estrechado, dejando casi totalmente en seco la zona sur, contigua al barrio, y dando lugar a un visible desastre medioambiental. La suciedad del lecho del río queda a la vista, las aguas sucias provocan malos olores y la fauna habitual, sobre todo avícola (garcetas, ánades, cormoranes) prácticamente ha desaparecido. Todo ello ha sido reflejado en distintas ocasiones por la prensa local y no es necesario insistir.

Por otra parte, la pesquera como tal constituye un elemento constructivo de valor, que da carácter e identidad a esta zona de la ciudad, antiguo municipio de Tejares. Así lo han reconocido instituciones como ICOMOS y así venía expresamente asumido en el Plan General de Ordenación Urbana antes de que el anterior equipo de gobierno retirara arbitrariamente la ficha de la pesquera del Catálogo de elementos etnológicos merecedores de protección. Algo que se hizo con el único fin de facilitar la construcción del Parque de vehículos de limpieza y basuras, un proyecto mal concebido y declarado ilegal por los tribunales (como lo fue la propia demolición de la pesquera, parada in extremis por decisión judicial a instancia de los propios vecinos). Esa ficha de protección (nº EE – 11) daba a la pesquera un interés histórico (por ser “construcción fluvial con numerosas referencias documentales”), cultural (como “pervivencia secular con escasas modificaciones constructivas”), funcional (por ser “elemento de canalización del agua hacia la aceña situada en la ribera del río”) y paisajístico/urbano, pues “se integra en la imagen del río y de la ciudad”. En consecuencia, el Plan General daba a la pesquera una protección integral, por la cual sólo se permitían en ella obras de consolidación, conservación y restauración.

Recordemos además que esta valoración de la pesquera de Tejares era idéntica a la que el PGOU otorga a la de San Jerónimo, frente a la catedral, la cual se ha conservado y a nadie en su sano juicio se le ocurriría eliminar. Abundando en este aspecto, el molino de Tejares, hoy adaptado a uso residencial, también goza en el Plan General de una protección estructural como tal molino y, sin embargo, la rotura de la pesquera le priva de su elemento más característico, como es el flujo del agua por su cauce, que ahora se halla cubierto por charcos sucios.

Pero no acaban ahí las consideraciones posibles acerca del interés por la integridad de la pesquera y a favor de la limpieza y adecuación del río y de sus riberas en este barrio de Tejares. A medio plazo, en la zona norte del río van a construirse dos planes parciales (Marín I y II), con más de 2000 viviendas, cuyos habitantes, en su momento, requerirán zonas verdes y de esparcimiento contiguas al río. Parece evidente que ello aconseja mantener la pesquera y su entorno y lo mismo cabría decir teniendo en cuenta otros proyectos urbanos en ciernes (o, al menos, anunciados), como son el observatorio o centro de interpretación que se prevé en la antigua fábrica de luz, la nueva pasarela sobre el río o el parque fluvial longitudinal en la margen derecha del Tormes, todo lo cual perdería buena parte de su virtualidad sí se ejecutara en el entorno de un río cochambroso y de una pesquera rota y abandonada.

En virtud de estas consideraciones, se somete a juicio y deliberación de esta Corporación la siguiente adopción de medidas:

1.- Adoptar las medidas administrativas necesarias para que la pesquera de Tejares vuelva a figurar en el Catálogo de elementos etnológicos del PGOU como elemento dotado de protección integral.

2.- Que, de acuerdo con lo estipulado en la ficha de protección, se hagan lo antes posible las obras de consolidación, conservación y restauración de la pesquera en ella establecidas.

3.- Instar oficialmente a la Confederación hidrográfica del Duero a que facilite esta operación y a que de una vez por todas abandone su obsesiva política de destrucción generalizada de pesqueras que, si en algún caso puede ser justificada, no lo es en este, por las múltiples razones antedichas”.