MOCIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL GANEMOS SALAMANCA PARA MEJORAR LA GESTIÓN DEL PADRÓN MUNICIPAL EN ATENCIÓN A COLECTIVOS EN SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD SOCIAL

MOCIÓN DESESTIMADA CON VOTOS A FAVOR DE GANEMOS SALAMANCA; ABSTENCIÓN DEL GRUPO CIUDADANOS Y EN CONTRA DE LOS GRUPOS PSOE Y POPULAR
VÍDEO DEL DEBATE EN EL PLENO MUNICIPAL DEL AYUNTAMIENTO DE SALAMANCA – SESIÓN ORDINARIA Nº 8/2016 –
8/7/2016

Texto de la moción:

“El Padrón municipal es el registro administrativo donde constan los vecinos de un municipio. Toda persona que viva en España está obligada a inscribirse en el Padrón del municipio en el que resida habitualmente, por lo que se trata de un deber, pero también de un derecho de la persona residente, nunca del propietario/a de la vivienda.

El Ayuntamiento de Salamanca está mostrando una gran rigidez para proceder al empadronamiento de personas de ciertos colectivos en situación de vulnerabilidad social, obligando a presentar cierta documentación como si fuera imprescindible e incluso llegando a denegar el acceso al registro de solicitudes que no acompañen la misma, pudiendo vulnerar derechos fundamentales de las personas, en beneficio de una supuesta mayor eficacia en la adecuación del padrón a la realidad; argumento desarmado ante un análisis riguroso de los expedientes y la documentación exigida.

Entre esta documentación innecesaria que se habría llegado a requerir se encontraría el permiso de residencia para las persons extranjeras, siendo especialmente reiterada la exigencia de autorización firmada del propietario/a de la vivienda junto con fotocopia de su DNI. Sin embargo, la citada documentación, además de exigida como imprescindible, no es admisible en un Estado de Derecho, debiendo la administración estar sometida al principio de legalidad y cumplir fielmente las instrucciones existentes dictadas por el Instituto Nacional de Estadística y conforme la jurisprudencia en la materia, pues el Padrón no es más que el registro administrativo que pretende reflejar el domicilio donde residen las personas que viven en España, siendo su objetivo por tanto, “dejar constancia de un hecho, por lo que, en principio, no debe resultar distorsionado ni por los derechos que puedan o no corresponder al vecino para residir en ese domicilio, ni por los derechos que podrían derivarse de la expedición de una certificación acreditativa de aquel hecho”.

De hecho la jurisprudencia incluso es mucho más laxa en cuanto al requisito de la prueba de la residencia. El Tribunal Supremo en sentencia de 24 de Septiembre de 1986 tiene dicho al respecto que “basta la declaración de voluntad del administrado para adquirir la condición de residente”. Siendo así que no debería requerirse por el Ayuntamiento que quedara acreditada la habitualidad de la residencia del interesado al solicitar el empadronamiento, no pudiendo denegar la misma inicialmente, como recuerda de igual modo la Sentencia del TSJ de Canarias Sala de lo Contencioso-Administrativo de 27 febrero 2003, ya que la misma dependerá de las circunstancias concurrentes en cada persona, aceptando inicialmente la inscripción a expensas de comprobaciones posteriores del Ayuntamiento para certificar el hecho de la residencia durante mayor tiempo del año en el municipio, como de hecho viene sucediendo habitualmente mediante la intervención de la policía local, quien viene realizando el control de empadronamientos regularmente a petición del área.

Además, es jurisprudencia reiterada que dicha prueba pueda realizarse mediante cualquier prueba válida en derecho, no pudiendo el Ayuntamiento limitarla a determinada documentación concreta de su interés, siendo por tanto del todo evidente que la exigencia de presentación de autorización firmada del propietario/a de la vivienda de forma sistemática para proceder al alta o modificación padronal en determinados casos, es nula de pleno derecho, vulnerando la legalidad vigente y retrotrayéndonos a una democracia decimonónica de propietarios y no de personas libres.

Idéntica consideración podría realizarse de la exigencia de presentación del permiso de residencia que en la práctica parece que ya no se produciría, puesto que “El objetivo de exigir documentación identificativa al solicitar la inscripción en el Padrón es exclusivamente comprobar que los datos de identificación (nombre, apellidos, número del documento, nacionalidad, sexo y lugar y fecha de nacimiento) son correctos, con independencia de la situación legal del extranjero en España. Al Ayuntamiento no le corresponde realizar ningún control sobre la legalidad o ilegalidad de la residencia en territorio español de ninguno de sus vecinos”

En consecuencia, por este Grupo se eleva al Pleno la siguiente PROPUESTA:

PRIMERO.- Que el Alcalde emita las instrucciones oportunas a los servicios municipales correspondientes para que cesen de exigir documentación concreta y específica para inscribirse o modificar su situación padronal posibilitando el acceso al registro en cualquier caso, cumpliendo fielmente las instrucciones técnicas del INE.

SEGUNDO.- Que de igual modo se cese en el requerimiento de presentación de permiso de residencia a los extranjeros y/o autorización de los propietarios/as de viviendas, cuando no conste el consentimiento de los mismos en los contratos de cesión del uso y disfrute de las mismas, entre otros.

TERCERO.- Que en los próximos planes de formación del personal se incluya de forma obligatoria la atención específica a colectivos en situación de vulnerabilidad social, con especial atención a las personas extranjeras”.