Moción de Ganemos Salamanca para solicitar

un medallón en la Plaza Mayor de Salamanca dedicado a Lucía de Medrano

MOCIÓN APROBADA POR EL PLENO MUNICIPAL

TEXTO DE LA MOCIÓN

Nuestra Plaza Mayor no es sólo uno de los mejores ejemplos del barroco arquitectónico del siglo XVIII, sino que históricamente ha sido el centro de las actividades culturales, comerciales y punto de encuentro de las personas que habitamos esta ciudad. Es también uno de elementos más admirados por todos aquellos que nos visitan, y ejemplo de ello es que ya en 1935, fue declarada Monumento Nacional, y posteriormente en 1973 Monumento Histórico-Artístico de carácter nacional. Su construcción se realizó en varias fases, empezando en 1729, bajo las órdenes de Alberto de Churriguera  y finalizó en 1756 bajo las de Andrés García de Quiñones. La espadaña de la Casa Consistorial, se erigió casi un siglo después, concretamente en 1852 con el proyecto del arquitecto municipal Tomas Cafranga.

La Plaza consta de cuatro pabellones: Pabellón Real, Pabellón de San Martín, Pabellón de los Petrineros y Pabellón Consistorial. En las enjutas de los arcos aparecen diferentes medallones en los que se representan a reyes, conquistadores, escritores y otros personajes ilustres de las diferentes épocas. En la actualidad contamos con 22 medallones vacíos.

A lo largo de los próximos meses esperamos contar con un nuevo medallón dedicado a la figura de Alfonso IX de León en el pabellón de Petrineros, en la antigua Casa de la Universidad, tras el visto bueno de la Comisión de Patrimonio.

Enmarcada en los actos del VIII Centenario de la Universidad, la Universidad de Salamanca, a través del Centro de Estudios de la Mujer y la Unidad de Igualdad, ha organizado una exposición en la que con el nombre Rostros del Olvido, ha recordado a 22 mujeres, el mismo número de medallones vacíos en las arcadas de Plaza Mayor de Salamanca, reivindicando la presencia de mujeres en estos medallones, y denunciando su olvido en nuestra historia, porque entre las figuras que están representadas en nuestra plaza, solamente hay ocho mujeres, incluyendo a las dos que personifican la primera y segunda República, y sólo una no es miembro de casa real, es decir una única mujer representada por sus méritos: Teresa de Jesús.

Entre las mujeres que indudablemente reúnen las condiciones para ser recordada en nuestra plaza está Lucía de Medrano, o Luisa López de Medrano, (Atienza 1484) que tuvo una estrecha vinculación con nuestra Ciudad y Universidad, mujer pionera que para algunos fue la primera catedrática de la historia, sustituyendo en su puesto a Antonio de Nebrija en 1508. Sobre la figura de Lucía de Medrano, hay muchas lagunas, incluso no hay un retrato conocido, pero si existen numerosos documentos que acreditan la realidad de su magisterio en nuestra universidad, entre ellos el del humanista siciliano afincado en la corte de Castilla, Lucio Marineo Sículo, y anteriormente Juan de Torres (rector de su Universidad y autor del ‘Cronicón de Salamanca’). Probablemente su condición de mujer determinó el olvido y la pérdida de su legado.

Ya en Salamanca existe un Instituto de Educación Secundaria con su nombre, y se le ha realizado un reconocimiento dentro de la Universidad, denominando así al Salón de Claustros del Edificio Histórico de esta institución, pero qué mejor reconocimiento para ella y para las mujeres olvidadas que iniciar una nueva época con Lucía de Medrano acompañando a figuras como Teresa de Jesús, Cervantes, Unamuno, Tomás de Bretón, Francisco de Vitoria, Antonio Nebrija, Fray Luis de León, Julián Sánchez el Charro… en el pabellón de Petrineros, en nuestra Plaza Mayor.

Por todo ello el grupo municipal Ganemos Salamanca plantea al Pleno para su aprobación:

1.- Proponer para su aprobación a la Comisión de Patrimonio la figura de Lucía de Medrano para ocupar uno de los medallones del Pabellón de Petrineros.

2.- Si ello se autoriza, convocar un concurso para la elaboración de este medallón entre artistas reconocidos, especialmente por la dificultad de no contar con imagen de la autora, y cumpliendo las condiciones que decida la Comisión de Patrimonio.