SALAMANCA, 28 DE MARZO DE 2018

Ganemos Salamanca propone “otra forma de hacer las cosas”, otro sistema más transparente, en la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes (FSCCS). Sin entrar a evaluar los criterios técnicos de las actividades culturales del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, porque “no es esto lo que nos corresponde”, la formación granate lamenta que no haya más artistas locales en el programa, algo que se había prometido desde la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento.

Cultura “elitista y de pago”

Para Ganemos son “escasas” las propuestas incluyen la participación de artistas salmantinos. Además, considera que las actividades del VIII Centenario solo favorecen a grandes artistas, al tiempo que fomentan una cultura “elitista y de pago” a la que muchas personas no tendrán acceso por el elevado precio de las entradas (Serrat, de 45 a 55 euros; Sabina, entre 40 y 90 euros).

El programa de actos del VIII Centenario de la USAL incluye “escasas” propuestas en las que participen artistas locales, a pesar de que el equipo de Gobierno se había comprometido a favorecer proyectos salmantinos

Asimismo, la Fundación resulta “muy inaccesible” para las y los artistas locales, tal y como denuncia Ganemos. Esta es la experiencia de profesionales del mundo del arte que se han acercado al grupo municipal para transmitirle su descontento. Ante esta situación, Ganemos solicitó hace meses una relación de las propuestas culturales recibidas en la Fundación durante 2017.

Después de “muchas largas, hablamos con el gerente de la Fundación y nos dijo que eso no existe, que eso es burocracia y que no sería posible recopilar esa información, porque los proyectos llegan de muchas formas, como por correo, por Whatsapp o porque alguien por la calle se acerca a hablar con el concejal”, explica la concejala de la agrupación ciudadana Pilar Moreno.

Registro, criterios de selección e informes para garantizar transparencia

Frente esta forma “opaca” de funcionamiento, Ganemos Salamanca defiende tres cuestiones básicas, como son un registro de todos las propuestas culturales recibidas; unos criterios de selección públicos que determinen qué proyectos son o no seleccionados, y el envío de informes a los grupos y personas no seleccionados explicando las razones de cada decisión, tal y como detalló Moreno.

Hay que recordar que la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes “no es algo ajeno al Ayuntamiento”, puesto que aproximadamente el 94 por ciento de su propuesto es municipal.