Ganemos Salamanca “renuncia expresamente a recibir cualquier tipo de retribución” por su participación en el último Pleno extraordinario municipal, celebrado en el Ayuntamiento el pasado viernes, 19 de octubre. Para la formación granate, la sesión plenaria, que se centró en el debate de las ordenanzas fiscales, “no debe generar ningún tipo de cobro por asistencia” y, con su renuncia, ahorra al Ayuntamiento 2.400 euros, correspondientes a la retribución que hubieran percibido sus cuatro ediles. La decisión demuestra que el grupo se mantiene firme en su propuesta de hacer que los plenos extraordinarios dejen de ser remunerados para todos los grupos políticos, como ya planteó el pasado febrero a través de una moción, rechazada por los votos en contra del resto de formaciones (PP, PSOE y Ciudadanos).

La formación granate solicita por escrito que “no se ingrese en sus cuentas bancarias ninguna cantidad” por su participación en la sesión plenaria, una decisión que reclaman para el resto de grupos políticos, con el fin de evitar que el alcalde siga convocando “plenos a la carta”.

Ahora, las y los concejales del grupo granate solicitan que “no se ingrese en sus cuentas bancarias ninguna cantidad” en concepto de asistencia a este Pleno, y así lo han hecho llegar al equipo de Gobierno (PP), a través de un escrito fechado ayer y dirigido al alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, quien decide cuándo convocar este tipo de plenos y cuáles de ellos no serán remunerados.

Con su propuesta, Ganemos Salamanca quiere “evitar el despilfarro derivado de plenos innecesarios que, o bien se plantean por mero capricho del alcalde, es decir, son plenos ‘a la carta’, o bien son fruto de una mala planificación por parte del equipo de Gobierno”. De igual modo, el grupo asevera que “con los doce plenos ordinarios que se celebran cada año, la remuneración percibida ha de ser suficiente”.