Nadie puede decir que no cumplimos nuestros compromisos.

Financiación independiente de bancos y empresas

En 2015, cuando aspirábamos a obtener representación en el Ayuntamienyo y la Diputación, solicitamos ayuda a nuestros simpatizantes, para financiar nuestra campaña electoral de manera totalmente independiente a las entidades bancarias y las empresas, y a través de un crowfunding. Nos comprometimos a devolver todo el dinero a quienes hicieron el esfuerzo de adelantarlo y lo hemos hecho. Presentamos unas cuentas sin trampa ni cartón, hemos reembolsado los adelantos casi al completo y ya hemos solicitado los datos para hacerlo en aquellos (pocos) casos pendientes que nos quedan.

Visto bueno del Tribunal de Cuentas

Y no nos conformamos con eso. Nuestros números tienen el beneplácito del Tribunal de Cuentas, que no ha puesto ni un solo ‘pero’ al dinero que manejamos. Cada céntimo se ha utilizado exclusivamente para la campaña; el importe de la cuenta, los ingresos, los gastos totales de la campaña, el importe de la justificación al Tribunal de Cuentas y los importes transferidso y pendientes carecen del más mínimo punto oscuro. Esto es una muestra de que nuestro compromiso con la transparencia no es únicamente palabrería. Sin ser transparentes no se puede gobernar. Así lo entendemos, así lo recoge nuestro programa electoral y lo aplicamos en nuestras acciones, cada día.

DESGARGAR LAS CUENTAS

Agrupación de la gente y financiada por la gente

Adelantar una cantidad de dinero, la que sea, a una agrupación no profesional, recién llegada al panorama político y conformada por ciudadanos de a pie implicaba un gran riesgo y un tremendo compromiso de una ciudadanía que no nos conocía, pero que entendía y compartía nuestra idea de gobernar la ciudad. Agradecemos a todo aquel que tuvo ese gesto que nos permitiera desarrollar una campaña electoral humilde, pero limpia y efectiva: gracias a ellos pudimos obtener cuatro concejales y un diputado. Correspondemos a ese compromiso con otro igual de importante: cumplir las promesas. Hacer lo que dijimos que haríamos, que con el dinero no se puede jugar.

La caja B del PP

Vivimos rodeados de casos de corrupción: comisiones, condonaciones, trapicheos económicos que enriquecen a unos pocos, pero que nos hacen pagar a todos. Las campañas electorales son terreno abonado para estos tejemanejes. Se ha demostrado en Madrid y también Salamanca guarda un nefasto recuerdo: en 1999, el diario El País destapaba las donaciones para campaña electoral de empresas que, aún hoy, cuentan con el trato de favor por parte del Ayuntamiento gobernado por el PP. Fernando Rodríguez parece haberlo olvidado, pero no lo hacemos los salmantinos y salmantinas. Ganemos Salamanca creemos en otra forma de entender la política, trabajamos para lograr una ciudad diferente y lo hacemos desde la transparencia y la rendición de cuentas.

Noticia en Tribuna de Salamanca