La propuesta estrella de los presupuestos provinciales para 2018 de Ganemos Salamanca es un ambicioso Plan de Rehabilitación de Vivienda Rural, basado en dos líneas específicas, destinadas a familias y municipios.

1. Línea familias: rehabilitación y adquisición de vivienda privada en los pueblos

La provincia de Salamanca sufre una continua merma de su población, especialmente visible en los pequeños municipios. Nuestros pueblos se quedan vacíos. Es precio revertir esta situación y para ello las Administraciones Públicas deben promover iniciativas que favorezcan el asentamiento de más personas en el medio rural. Una de las formas de favorecer estos asentamientos es el fomento de la adquisición, construcción y rehabilitación de vivienda habitual en los pequeños municipios.

La Junta de Castilla y León en el ejercicio 2016 convocó subvenciones para alquiler y para rehabilitación edificatoria destinadas a vivienda, pero lo hizo de forma genérica, sin dar un especial apoyo específico y diferenciado al medio rural, mientras que en otros territorios, como la Comunidad Vasca, se impulsan líneas específicas de ayudas para viviendas en municipios rurales de menos de 3.000 habitantes.

Algunas corporaciones provinciales de nuestro entorno, sin embargo, conscientes del problema de la despoblación de los municipios más pequeños, convocan ayudas a la compra, construcción y alquiler de viviendas en el medio rural, como es el caso de la Diputación de Valladolid. La Diputación de Salamanca debe abordar iniciativas en este sentido, convocando una línea de ayudas dirigida a población que decida asentarse en pequeños municipios, favoreciendo en mayor medida a las familias con menores rentas y más miembros. Por eso, Ganemos Salamanca hemos propuesto invertir 500.000€ en una  línea específica de ayudas destinadas a fomentar la adquisición y rehabilitación de viviendas para residencia habitual en municipios de nuestra provincia de población inferior a 5.000 habitantes, priorizando a las familias con menor renta y mayor número de miembros

2. Línea municipios: rehabilitación de viviendas municipales para alquiler social

Por otro lado, en España sólo hay 3 viviendas sociales por cada 1.000 habitantes y sólo el 10% de los alquileres son públicos. Estos datos contrastan con la situación de otros países europeos, en los que la media de viviendas sociales en alquiler y los alquileres públicos son mucho mayores. Por otro lado, la presión pública sobre los propietarios de viviendas vacías es mucho mayor en estos países. Podemos citar los ejemplos de Francia, Alemania, Holanda, Italia, Suecia, Dinamarca, Reino Unido, entre otros.

  La Junta de Castilla y León ha impulsado el programa ‘Rehabitare’ con el objetivo de recuperar aquellas viviendas de titularidad municipal que en la actualidad se encuentran en desuso, para rehabilitarlas. Las viviendas se ubican, por lo general, en los cascos urbanos, lo que permite contar con todo tipo de servicios, optimizar la infraestructura existente y evitar el deterioro de un patrimonio municipal. Serán los ayuntamientos quienes determinen el precio del alquiler, que no podrá exceder la tercera parte de los ingresos de la unidad familiar arrendataria, así como las personas que ocuparan las viviendas en función de las necesidades de cada municipio. Tendrán preferencia los colectivos de especial protección que figuran en la ley del Derecho a la Vivienda de Castilla y León. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente asume los gastos que ocasionen la redacción de los proyectos y la ejecución de las obras y la contratación de los equipos. 

Rehabitare’ contribuye a incrementar el parque público de alquiler social, a fin de dar una solución de residencia a personas con necesidades urgentes de vivienda, a la vez que fomenta la fijación de población y actividad en el medio rural. El programa se inició en Palencia como proyecto piloto en el año 2009 y en la primera fase se rehabilitaron 17 viviendas en cinco municipios, con una inversión total de 1,2 millones de euros. En esta segunda fase, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente tiene previsto actuar en todas las provincias de Castilla y León. Ya se han suscrito convenios en Burgos, Segovia, Ávila, Soria, Zamora, León y recientemente en Salamanca, con una inversión conjunta de unos dos millones de euros.

En Salamanca, el pasado 2 de noviembre la Consejería de Fomento y Medio Ambiente suscribió convenios con los alcaldes de las localidades salmantinas de Barruecopardo, Beleña, Campillo de Azaba, Matilla de los Caños del Río y Muñoz para rehabilitar seis viviendas rurales y ofrecerlas posteriormente en régimen de alquiler social, con un presupuesto de obra de 270.977 euros.

Se trata de una buena iniciativa, pero el número de actuaciones subvencionadas es muy pequeño. Es precisa una mayor inversión para ampliar la oferta de vivienda social en nuestros pueblos.

Por otro lado, son muchos los expedientes de ruina que se tramitan anualmente en nuestros pueblos por falta de mantenimiento de viviendas, básicamente por su abandono, situaciones que conllevan gastos cuantiosos para los Ayuntamientos que en muchos casos no pueden recuperar. Estas situaciones pueden llevar a la cesión de viviendas a favor de los consistorios aumentando el parque público de vivienda.

La Diputación de Salamanca ha de implicarse también en dar solución a la problemática de escasez de disponibilidad de vivienda social en nuestros pueblos, en favorecer la fijación de población y con ella luchar por la supervivencia de los pequeños municipios. Una forma de incidir en este campo sería la cofinanciación de nuevas actuaciones para ampliar la oferta de vivienda pública social o el establecimiento de una línea propia de subvenciones a municipios por valor de 1 millón de euros.