Ganemos Salamanca amplía la denuncia penal que interpuso en octubre de 2017 contra el primer edil del Ayuntamiento de Salamanca, los dos tenientes de alcalde y el jefe de la Policía Local al detectar que la empresa Aceinsa recibió trato de favor en otros contratos municipales millonarios, como el de alumbrado público

SALAMANCA, 19 DE ABRIL DE 2018

Ganemos Salamanca ha presentado una ampliación de la denuncia penal relativa al caso Aceinsa al encontrar nuevos indicios de presunta de prevaricación del alcalde de Salamanca y presidente regional del Partido Popular, Alfonso Fernández Mañueco; el concejal de Fomento, Carlos Manuel García Carbayo; el edil de Hacienda, Fernando Rodríguez, y el jefe de la Policía Local del Ayuntamiento salmantino, José Manuel Fernández Martín.

La formación granate presentó la denuncia inicial en los juzgados de Salamanca en octubre de 2017 por un presunto delito de prevaricación administrativa ante la prórroga en el contrato adjudicado en 2011 a la empresa Aceinsa, vencido en 2015 y vigente de forma indefinida en la actualidad, lo que ha supuesto casi 2,8 millones de euros de pagos indebidos. La adjudicataria se encarga de la señalización horizontal y vertical en la ciudad y su actual prórroga ilegal se mantiene a pesar de los informes contrarios y reiterados del interventor municipal.

El alumbrado público, “a toda costa” para Aceinsa

Este “trato de favor hacia esta empresa privada por parte del alcalde y de sus dos concejales más cercanos” ha sido advertido por Ganemos en otros contratos de gran peso económico, como el de alumbrado público, según explica la concejala Pilar Moreno. Ello motivó que el grupo presentara la ampliación de la denuncia hace un mes, con el objeto de “sumar más indicios y pruebas” sobre esta actitud presuntamente prevaricadora y delictiva del alcalde y sus tenientes de alcalde, que “se pusieron de acuerdo” para adjudicar el contrato de alumbrado público también a Aceinsa en contra de la Ley, tal y como ya ha establecido la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

Dicho contrato fue adjudicado “a toda costa” a Aceinsa “en contra de todos” -la Mesa de Contratación, el secretario general y el interventor-, y de forma ilegal, tal y como demuestra Sentencia del TSJ (Tribunal Superior de Justicia) del 27 de noviembre de 2017. Mañueco y los dos tenientes de alcalde formaban parte de esa Mesa de Contratación, que votó contra su posición “de forma mayoritaria”, y también de la Junta de Gobierno, que pasó por alto todos los informes legales que rechazaban la adjudicación. Para Ganemos, estos son “hechos consumados con graves perjuicios para la ciudadanía, pues habrá que indemnizar a la empresa a la que se debió de adjudicar legalmente”.

Asimismo, el acuerdo ilegal, hecho “a sabiendas” para beneficiar a Aceinsa, supone otro presunto comportamiento prevaricador en el que se fundamenta la ampliación de la denuncia. El procedimiento judicial deberá indagar sobre qué intereses se ocultan tras este comportamiento presuntamente delictivo del PP municipal.

Aceinsa, en las tramas de corrupción Gürtell y Púnica

El caso Aceinsa va más allá del ámbito local salmantino, pues aparece en la documentación de las tramas de corrupción Gürtell y Púnica como adjudicaciones investigadas, tanto del Ministerio de Fomento como de la Comunidad de Madrid. Esta empresa “amiga” del alcalde de Salamanca obtiene contratos de gran envergadura desde 2011, año en el que Mañueco ocupó su puesto a la cabeza del Ayuntamiento.

Fines “particulares” del PP y funcionarios “a dedo”

El caso Aceinsa deja claro que “lo que ocurre en el Ayuntamiento de Salamanca que el alcalde y el PP lo utilizan a su antojo para fines particulares y para beneficiar a sus empresas amigas, lo que perjudica el interés general de la ciudad y niega oportunidades a otras empresas o pequeños autónomos”, asevera el concejal de Ganemos Gabriel Risco.  “¿Y cómo lo hacen? –prosigue el edil- Utilizando a las y los funcionarios que previamente han puesto a dedo y saltándose los informes del funcionariado que no puede mover, como el interventor”.