PROPOSICIÓN CONTRA LOS ANUNCIOS DE PROSTITUCIÓN EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

JUSTIFICACIÓN

La explotación sexual de mujeres y niñas es una de las expresiones más detestables de la violencia contra las mujeres y de desigualdad entre los sexos. Y ésta existe porque hay una demanda de los prostituidores (los mal llamados clientes) que se complacen sexualmente con la sumisión y humillación de las mujeres, perpetuando así esta forma de esclavitud. Y existe también porque los medios de comunicación siguen potenciándola a través de emisiones y anuncios publicitarios.

En ellos las mujeres aparecen como meras mercancías que se pueden comprar, usar y tirar. Los anuncios de sexo de pago en los medios de comunicación, tanto impresos como audiovisuales, promueven la prostitución que controlan proxenetas y mafias y son una forma de violencia contra las mujeres que hay que erradicar. Por ello, en la mayoría de países europeos se equipara esta publicidad al proxenetismo, pues no se puede ‘normalizar’ el negocio de la prostitución mediante reclamos publicitarios que sólo sirven para que las mafias sigan traficando con las mujeres y para justificar el sexo de pago.

España es el único país de su entorno en el que todavía existen diarios de información general que hacen negocio con anuncios sobre prostitución, pese a que el Plan de Lucha contra la Trata incluye una petición (no una exigencia) para que los eliminen, lo cual no acabará con la prostitución, pero, sin duda, será una traba más en su difusión.

En este sentido, en el año 2013 el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad una proposición no de ley, en la que se consideraban estos anuncios una “agresión contra la dignidad de las mujeres” y en la que se instaba al Gobierno a que se promoviese, ante los organismos de igualdad de las comunidades autónomas y ayuntamientos, la eliminación de la publicidad sexista y de locales donde se ejerza la prostitución en cualquier medio de transporte y espacio público.

En el II Plan contra la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, vigente hasta 2018, se señala que “la trata de mujeres con fines de explotación sexual: una forma de violencia contra la mujer, y se añade que los medios de comunicación, escritos y audiovisuales, desempeñan un papel esencial no solo desde el punto de vista de la información que proveen, sino en relación con el lucro obtenido de anuncios de contactos, que pueden encubrir situaciones de explotación sexual o de trata con fines de explotación sexual”.

Por ello es necesario que se establezcan incentivos que impidan que los medios de comunicación se lucren con la explotación sexual de las mujeres ofertando servicios sexuales en anuncios o publicidad, ya que esto supone una forma de colaborar con la prostitución que controlan proxenetas y mafias y una forma de colaborar con la violencia hacia las mujeres. Pero a la vez, es fundamental que los distintos niveles de administración hagan suyo el compromiso de no fomentar la exhibición de anuncios con contenidos denigrantes hacia la mujer, o que la tratan como mera mercancía. Esta Diputación no puede hacer dejación de responsabilidades en esta cuestión tan grave y su actuación debe servir de ejemplo.

En consecuencia, por este Grupo se propone al Pleno la adopción de los siguientes ACUERDOS:

Primero.- La Diputación de Salamanca acuerda no realizar contrataciones directa o indirectamente, no patrocinar espacios, ni dar subvención a favor de medios de comunicación que publiquen anuncios que puedan fomentar la violencia de género y la prostitución. Además se incluirán en los contratos cláusulas específicas que implicarán eliminar cualquier tipo de imagen sexista o denigrante para las mujeres.

Segundo.- Instar a los Gobiernos Central y Autonómico a que promuevan iniciativas legislativas tendentes a impedir que los medios de comunicación, tanto impresos como audiovisuales, se lucren con la explotación sexual mediante anuncios o publicidad, al suponer estas prácticas una forma de colaborar con la prostitución que controlan proxenetas y mafias y, en definitiva, con la violencia contra las mujeres.

Tercero.- Dar traslado de estos acuerdos al Gobierno Central, al Gobierno de Castilla y León y a los grupos políticos del Congreso de los Diputados, del Senado y de las Cortes de Castilla y León.

En Salamanca, a 27 de noviembre de 2017.

OBSERVACIONES

La moción fue rechazada por el voto contrario del PP, mientras que PSOE y C’s votaron a favor.