MOCIÓN CONJUNTA DE TODOS LOS GRUPOS POLÍTICOS MUNICIPALES EN APOYO A LOS ENFERMOS DE CELIAQUÍA Y SUS FAMILIAS

MOCIÓN APROBADA POR UNANIMIDAD
VÍDEO DEL DEBATE EN EL PLENO MUNICIPAL DEL AYUNTAMIENTO DE SALAMANCA – SESIÓN ORDINARIA Nº 10/2016 –
6/9/2016

Texto de la moción:

“La celiaquía es una enfermedad crónica producida por la intolerancia permanente al gluten, una proteína presente en cereales como el trigo, elemento básico en la dieta occidental. Además de ser la base de alimentos como el pan, las galletas o las pastas, el gluten se utiliza como ingrediente en muchos productos envasados o elaborados, lo que le hace estar presente en la mayoría de alimentos habituales en nuestro día a día.

Según los datos de la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE), la celiaquía afecta aproximadamente al 1% de la población española, si bien el 75% de estas personas no han sido diagnosticadas por falta de sintomatología. Trasladando estos datos a la ciudad de Salamanca, podemos calcular que cerca de 1.500 personas sufren esta enfermedad en nuestra ciudad, de las cuales 375 han sido diagnosticadas.

No existe un tratamiento farmacológico para la enfermedad; la única vía para que desaparezcan los síntomas consiste en el que el enfermo siga una dieta estricta sin gluten durante toda la vida, lo que conlleva la recuperación y normalización tanto clínica como funcional. El celíaco debe basar su dieta en alimentos naturales tales como legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras y hortalizas, evitando todos los alimentos que contengan cereales con gluten, así como los elaborados y envasados.

Esto implica que automáticamente quedan fuera de su dieta alimentos tan comunes como el pan, galletas, pastas, embutidos, conservas de carnes y pescados, productos con colorantes alimentarios, croquetas, lasañas, pizzas, patés, tartas o golosinas. O bien, y esta es la opción elegida por la mayoría de familias con enfermos celíacos, adquirir estos productos elaborados específicamente sin
gluten.

La variedad de productos sin gluten a la venta ha aumentado en los últimos años, a la par que la celiaquía ha ido incrementando su visibilidad en la sociedad y ha crecido su demanda. Sin embargo, el precio de estos productos se multiplica de manera acusada sobre su equivalente con gluten. El ejemplo más llamativo puede ser el de uno de los alimentos básicos en nuestra dieta, una barra de pan, que pasa de 0,45 € a 2,75 € en el caso de estar libre de gluten.

El “Informe de precios sobre productos sin gluten 2016”, de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España, estima que el sobrecoste medio mensual en la compra de una familia en la que alguno de sus miembros padece la enfermedad es de 97,85 €, lo que arroja un incremento anual de 1.174,24 € sobre familias en las que ningún miembro padece la enfermedad. Por otra parte, la base genética de la celiaquía explica que sea habitual la existencia de más de un paciente celíaco dentro de una misma familia, así que estas cantidades se multiplican en función de los miembros afectados.

Para muchas familias, incluso en ratios económicos superiores a los considerados de emergencia social, este sobrecoste supone un descalabro a su poder adquisitivo, obligándoles a eliminar estos alimentos de la cesta de la compra, con el consiguiente desequilibrio nutricional y el perjuicio para la salud del enfermo.

Algunas administraciones, conscientes de esta desigualdad, han comenzado a proporcionar ayudas económicas a estas familias, sobre todo en el caso de rentas más bajas, en un intento de facilitar a las personas celíacas y a sus familias el apoyo necesario.

Por lo expuesto, los Grupos Políticos Municipales, al amparo de lo establecido en el artículo 88 del Reglamento Orgánico y de Funcionamiento del Excmo. Ayuntamiento de Salamanca, proponen al Pleno de la Corporación la adopción del siguiente acuerdo:

1. Manifestar el compromiso por parte de todas las áreas de este Ayuntamiento, para que cualquier actividad que lleve aparejado suministro de alimentos incorpore una oferta de productos sin gluten.

2. Promover la implantación de programas sociales y de líneas de apoyo económico a familias de menor poder adquisitivo en las que existan uno o varios pacientes celíacos.

3. Promover, a través de las Asociaciones de Hostelería, el incremento de la oferta gastronómica libre de gluten en los establecimientos de la ciudad, y disponer en la Oficina de Turismo de la relación de empresas de restauración que ofertan este tipo de alimentos.

4. Instar al Gobierno de España a adoptar las medidas fiscales necesarias con las que se consiga un abaratamiento de los alimentos sin gluten.

5. Instar al Gobierno de España a la creación de un sello único, público y homologado que identifique los alimentos sin gluten.”